sábado, 26 de septiembre de 2009

POEMA


ANDA Y DILE

Anda, detente en sus ojos
y dile que aquella mujer de elevadas caderas no eras tú.
No he querido querer siendo humo, plagarnos de risas violetas
a mis 22 aún no , y sin embargo te llenaron de días prohibidos.
Mi última palabra fue un barco que huyo explicándome el camino
y simplemente se fue.
La habitación se ha vuelto en mí.
No calcines más este recomienzo
que tu lengua rosa estira si recién es mediodía
y aún nos ven.
Con la luna hecha nudos en tu vientre,
allá, donde las golondrinas vuelven a mis pies,
no levantes la esperanza, ni la eches a volar si está llena.
Anda pequeña muda,
anda llena de mudez,
anda sobre tus pies de sombra. Corre. Comienza la carrera.
Sin labios para descubrir mi voz,
es la sed quien guarda entre sus dedos -siempre-,
nuestro último gran recurso: Mirar sus ojos con la intensidad de la desesperación, sí,
saciarlos de primavera,
y escuchar con la suavidad de una oración,
en qué parte de su existencia
acaecen tus mañanas de improfundo atardecer.

© Giuliana Llamoja

jueves, 24 de septiembre de 2009

POEMA


DE LO UNO A LO OTRO

Hoy te he adorado toda la tarde
y dice que del amor no sabe nada.

De mi mano que me cuenta los dedos
cuelga el verso enfebrecido que dejo de escribir.

Es la ciudad cuidadosamente construida
en la que ni siquiera han pensado yo y mi corazón

de canasta despostillada.

Es la raya del tigre,
la raya negra en medio de 20 blancas.

Es la voz que hace de bisagra entre tu mundo y el mio.

ESO ES TODO.

Lejos del insomnio.
En un sueño de piedra mal labrado.

Dile que ESO ES TODO.
Que las palabras se han volado y ya nadie las abraza.

Lejos del pájaro que despierta la medianoche hecho niño,

hecho nada.


© Giuliana Llamoja
Se ha producido un error en este gadget.

MI FE

MI FE